Hemeroteca Juan Miguel Oyhanarte

Sección de la Biblioteca Popular "Bartolomé J. Ronco"

Estás en: Blog Hemeroteca » Novedades » Don Manuel G. López

Don Manuel G. López

Por Enrique C. Rodríguez

Reproducimos el artículo publicado en el libro "Bettinelli-López Claro", editado por la Municipalidad de Azul a través del Museo Municipal de Arte "López Claro" en el año 2009. Esta importante obra fue coordinada y dirigida por el Prof. Silvio Oliva Drys, entonces Director de dicha casa de cultura.

Imaginemos un Azul con 8.000 habitantes, sin el Parque ni la Catedral, con una Plaza central que ni siquiera ostentaba las famosas, luego denostadas y censuradas Nereidas. Mayoría de casas bajas; la calle Colón poblada de acacias negras cuyas copas se entrelazaban para formar un refugio de sombra y frescura, camino a la quinta de Ceferino Peñalba.; el terreno de lo que sería la Escuela Normal transformado de lodazal en monte de árboles frutales. Los visitantes hallaban confortable alojamiento en el Hotel de la Paz, de Adrián Loustau, con 33 cuartos amueblados estilo Luis XVI; o en el más modesto “de la Bonne Soupe”, regenteado por Marcial Fortané.

Quien deseaba un buen traje podía requerir los servicios de Don José Sisce, que en su sastrería prometía prontitud y esmero en los trabajos; mientras que las amas de casa surtían sus alacenas en el Mercado “Porvenir”, quizás no todo lo limpio que las normas de higiene aconsejaban.

Ese año de 1892 fructificaban, dos décadas después, los esfuerzos que en 1872 comenzara la Sociedad de Instrucción y Recreo “La Cosmopolita” para a dotar a nuestra ciudad de una Biblioteca Popular.  

Y un inmigrante asturiano llamado Manuel González López, casado y con siete hijos en su haber, recibía de la Comisión Directiva la siguiente nota:

                                                                            

                                                                             “Azul, Agosto 27 de 1892

 Sr. Manuel G. López:

 Me es grato comunicar a Ud. que la C. D. de la Biblioteca Popular que tengo el honor de presidir, ha resuelto en la sesión de ayer nombrarlo Bibliotecario, de conformidad con la solicitud presentada por Ud. (...) debiendo hacerse cargo de su cometido desde el 1° de Setiembre próximo. En tal virtud y aceptado por Ud. el cargo, debe recabar de la Secretaría las instrucciones (...).

 Saluda a Ud. atte. Fdo. Francisco T. Dominique. Ramón A. Díaz.”

 

No ejerció sus funciones mucho tiempo, pero sí el suficiente como para posar para la posteridad con la banda de la Logia Masónica “Estrella del Sud Nº 25-Valle del Azul”, en la que militara como Orador Adjunto.

 Anticlerical a ultranza, fueron famosas sus colaboraciones en los periódicos locales, las cuales le ocasionaron más de un disgusto. Vaya ésta como ejemplo:

 

 

          Todo Pasa

Espléndida de luz y de colores  pasa la risueña primavera. Pasan también el perfume de sus flores como pasan las ilusiones y quimeras.

      .∙.

Pasan así mismo del ardiente estío sus doradas mieses, y sabrosas frutas, y corren, pasando por el valle umbrío, las aguas cristalinas de las grutas.

.∙.

Pasa el otoño y se despoja naturaleza de sus ricas galas, y el viento arrastra desprendidas hojas que pasan como nuestras esperanzas.

.∙.

Solo quedan los árboles desnudos cual grupo de esqueletos descarnados; los nidos abandonados, mudos y tristes sus bulliciosos amos.

.∙.

Lo que no pasa ni con miel de caña, son las santas Encíclicas del Papa, ni de sus clérigos las astutas mañas; ni las virtudes que ostentan ciertas beatas.

.∙.

Tampoco pasa, sin que cause risa, ver a las gentes gastarse los botines, para llegar a tiempo a oír la misa, ¡sin comprender –ni un pito- de latines!

.∙.

Ni pasan fácilmente tantas cosas que pretenden hacer pasar los curas, solo las pasan beatas y chismosas que tienen las entendederas duras.

.∙.

Pasa la luna rielando el firmamento y siguen las estrellas su camino. Pero no  pasa –aunque se empeñan- ningún cuento de tantos que nos cuentan tan divinos.

.∙.

Porque ya nos vamos dando cuenta, que el comulgar con ruedas de molino, fue costumbre que hoy no pasa en venta por aconsejarlo así el buen sentido.

                                                                                             

Azul, Agosto 1901

 

Hombre de variados intereses y múltiples capacidades, que heredarían sus hijos, fue propietario de la Gran Peluquería Española, en la esquina Oeste de calles Mitre y Uriburu, ubicada junto a la finca de otro grande de la historia local: Don Paulino Rodríguez Ocón.

Allí Don Manuel no solamente atendía el pelo y la barba de los azuleños: su comercio era, también, confitería, café y sala de billares.

Y cuando era requerido, el fígaro-bibliotecario se transformaba prestamente en sacamuelas, no dudando en aplicar voraces sanguijuelas o ardientes ventosas a sus sufridos pacientes, incluso a domicilio.

En un Azul donde todo estaba haciéndose, hombres como Manuel G. López (así le gustaba firmar) iban dejando su impronta, con tal hondura que aun hoy los recordamos con respeto y admiración.

Quizás, mientras ejercía su oficio de bibliotecario, haya sentido aquello de

 

En la tarde de oro

o en una serenidad cuyo símbolo

podría ser la tarde de oro,

                                                                el hombre dispone los libros

en los anaqueles que aguardan

y siente el pergamino, el cuero, la tela

y el agrado que dan

la previsión de un hábito

y el establecimiento de un orden.

Stevenson y el otro escocés, Andrew Lang,

reanudarán aquí, de manera mágica,

la lenta discusión que interrumpieron

los mares y la muerte

y a Reyes no le disgustará ciertamente

la cercanía de Virgilio.

(Ordenar bibliotecas es ejercer,

de un modo silencioso y modesto,

el arte de la crítica)

 Jorge Luis Borges

 

                                                                                                                        

 

Creado: 2013-08-21 13:22:34 - Modificado: 2013-08-21 13:25:32

Comentarios

Eugenia Rosillo - (eurosillo@fibertel.com.ar) dijo:

El Hotel de la Paix fue fundado por mi bisabuelo Adrián Loustau asociado anteriormente con su suegro Roby, mi tatarabuelo. Me impresionó encontrar referencias a mis antepasados. Mi madre había nacido en Azul.

2014-01-02 20:55:30

 

Dejar un comentario


 
 

Dirección: San Martín 362 - Tel.: 02281-424368
Atención al público: Jueves de 10 a 12 y de 17 a 20 hs. (Entrada libre)
Correo electrónico: hemerotecadeazul@hotmail.com
Azul, Buenos Aires, Argentina

Diseño: MCF Estudios