Hemeroteca Juan Miguel Oyhanarte

Sección de la Biblioteca Popular "Bartolomé J. Ronco"

Estás en: Blog Hemeroteca » Historias Azuleñas » RONCO, MARTÍN FIERRO Y UN PUÑO EN ALTO

RONCO, MARTÍN FIERRO Y UN PUÑO EN ALTO

Por Hemeroteca "Juan Miguel Oyhanarte"

El magnífico libro de visitas de la Casa Ronco (edición del "Martín Fierro" realizada en 1930 por Amigos del Arte) se abre con una inscripción de mano del Dr. Ronco que dice así: "Martín Fierro. Puño en alto". La paciente mirada de Horacio Silva ha podido rescatar el artículo que transcribimos, en el cual el propio Ronco explica el significado de la frase.

 

MARTIN FIERRO EN HUNGRÍA

Con feliz coincidencia y simultaneidad, acaban de producirse dos hechos sumamente auspiciosos. El primero, auspicioso para la libertad humana, es el de la caída definitiva del siniestro almirante Nicolás Horthy. El segundo, auspicioso para la literatura argentina, lo constituye la traducción al idioma de los magiares del “Martín Fierro”.

Esa traducción al húngaro ha sido realizada por Ladislao Szabó y Andor Ver, en un volumen de 286 páginas, con hermosas ilustraciones de Roberto Mezzadra y adecuadas viñetas de Jorge Bonta, habiéndose terminado la impresión en Buenos Aires, el día 30 de Septiembre próximo pasado.

Nuestro total desconocimiento del ropaje lingüístico con que se presenta “Martín Fierro” no nos permite hablar de los méritos que seguramente deben caracterizar la obra de los traductores. En cambio, nos es dado destacar la circunstancia de que esta nueva versión a un idioma extranjero, de un país tan alejado y distinto del nuestro, es una comprobación más del concepto de la universalidad del poema de Hernández.

Muchos escritores de nuestro país han demostrado el carácter épico del poema, circunscribiéndolo a lo exclusivamente argentino. Para nosotros, la filiación literaria de “Martin Fierro” está más allá de las afirmaciones de Leopoldo Lugones y Ricardo Rojas. Nosotros le hemos llamado “un puño en alto”, con lo cual hemos querido significar el concepto de su universalidad. Martín Fierro es un gaucho argentino, un hijo de nuestra pampa, calzaba botas de potro y vestía chiripá, tomaba mate, bebía ginebra, boleaba avestruces, montaba redomones y era tan diestro para el aparte del ganado en el rodeo como hábil para el manejo del facón.

Todo el poema, desde la palabra hasta el escenario y la acción, está elaborado con materiales argentinos, y el conjunto de los protagonistas y las estrofas que cantan, son lo más auténticamente argentino que la Argentina ha producido.

Pero, aun siendo una obra a la cual no puede endilgársele cualquier reparo de extranjería, ya que no pueden estimarse como extranjeras las formas del decir que desde España vinieron a nuestra tierra y en nuestra tierra arraigaron como parte integrante de la formación argentina, “Martín Fierro” es el poema de un  dolor universal. Es el poema del dolor de todos los humildes del mundo, de todos los perseguidos por las injusticias sociales, de todos los desheredados de la fortuna y abandonados por los de arriba, de todos los que se alzan contra el que oprime y detiene. Por ello, el poema de José Hernández lo mismo puede ser comprendido aquí, en el desapercibido cantar de los fogones campesinos, que en los hogares de las llanuras de Hungría, en las estepas de Rusia o en las enjutas tierras de Castilla, y en todas las regiones del universo, porque en todos los países, sin distinción de franjas de colores, ha vibrado y sigue vibrando siempre el dolor de los humildes, la injusticia social y la opresión de los poderosos.

Sí, “Martín Fierro” es un puño en alto; un puño en señal de protesta. Hernández solo tuvo la intención de circunscribirlo al propio ambiente y a lo nacional. Pero su genio fue más allá de su intención y, sin sospecharlo, cantó para toda la humanidad. Su voz se va yendo más allá de los límites de la patria. Ayer se escuchó en Gran Bretaña, para ser escuchado en todos los países de habla inglesa, en la traducción de Walter Owen; hoy se apresta para llegar a las cabañas de Hungría; mañana, como ya lo estuvo el “Quijote”, andará por los campos de Rusia y algún día lo veremos a orillas del Ganges, siempre con el puño levantado en señal de protesta, incansable, como si Jesús mismo lo alentara.

La traducción al húngaro que nos ocupa se hizo, según la carta que nos ha dirigido uno de los traductores, con la idea original de editarla en Hungría; pero la situación actual de ese país no lo ha permitido. Sin embargo, ellos afirman estar convencidos de que una vez normalizada la situación, la segunda edición se hará en Budapest y tendrá una difusión mucho mayor que la primera. Y así será.

BARTOLOMÉ J. RONCO

 

Diario “El Ciudadano”. Azul, Octubre 21 de 1944.

 

Creado: 2015-09-01 11:41:02 - Modificado: 2015-09-01 11:43:02

 

Dejar un comentario


 
 

Dirección: San Martín 362 - Tel.: 02281-424368
Atención al público: Jueves de 10 a 12 y de 17 a 20 hs. (Entrada libre)
Correo electrónico: hemerotecadeazul@hotmail.com
Azul, Buenos Aires, Argentina

Diseño: MCF Estudios