Hemeroteca Juan Miguel Oyhanarte

Sección de la Biblioteca Popular "Bartolomé J. Ronco"

Estás en: Blog Hemeroteca » Novedades » Doctor Horacio Ferro: Dignidad y rectitud de una trayectoria cívica.

Doctor Horacio Ferro: Dignidad y rectitud de una trayectoria cívica.

Por Américo Lohin

Desde Tres Arroyos, el Sr. Lohin nos ha enviado este emocionado recuerdo, el que agradecidos incorporamos a nuestra página.

Nació en Gral. Alvear (Bs. As.), el 8 de octubre de 1914.Contrajo enlace con María Paz Mujica y de esa unión nacieron sus hijos Nora y Horacio. Se radicó como médico en Chillar el 31 de octubre de 1940.En 1944 fue designado Delegado Municipal de Chillar, siendo Comisionado Municipal de Azul su hermano Dr. Alfredo Ferro.

Su gran vocación fue participar de la vida pública del municipio y su inquieta personalidad lo impelía a formar parte de cuanta comisión requería de su aporte, su bonhomía y su don de gentes traspasaban todas las barreras. Amigo de sus amigos, rendía culto a ese sentimiento y valoraba su rica personalidad esa extraordinaria cualidad de ganarlos en los más dispares círculos y en los más difíciles, el de los campos adversarios en las ideas. Esa quizá haya sido la cualidad implícita más genuina y valorativa de su personalidad.

Chillar lo tuvo como miembro activo en varias comisiones de fomento publico. No es casualidad que el Hospital Municipal de Chillar lleve su nombre, él formo parte de la comisión que bregó y logró su construcción, llevada acabo con el invalorable aporte popular y en él ejercería buena parte de su vida como médico. Amante de los deportes, el Club Estudiantes lo tuvo como su fundador.

En su condición de Delegado o Concejal, estaba siempre presto para escuchar y dar soluciones a las inquietudes de los vecinos, así remodeló y modernizó la Plaza San Martín dotándola de forestación, embaldosado  e iluminación, creó la Plazoleta que lleva su nombre y se esmeró para entoscar y mejorar  las calles de tierra y colocar los “pasos de piedra” para que los de “a pie” pudieran circular en días de lluvia.

De firme raigambre y convicciones democráticas, participó activamente en política a través de la U.C.R, desempeñándose como Concejal en el periodo 1948-1952,como tal supo actuar con marcado acierto, con amplio espíritu emprendedor y de progreso, prestando su apoyo y aporte de su inteligencia a toda iniciativa que significara una obra de bien y de beneficio para el partido en su totalidad, poniendo de relieve, en todos sus actos condiciones singulares de caballero y amigo, honesto, generoso y sincero, dotes características de un hombre de bien.

El fin de su mandato como concejal, coincide con un periodo de intolerancia política, que le significa, junto a otros políticos convecinos pasar unos días detenido en la Subcomisaria local, ello no fue óbice para no apoyar otras iniciativas, cómo el de la Educación Secundaria, en el cual se involucra como impulsor, profesor y también ¡alumno!.1956 lo encuentra nuevamente al frente de la Delegación Municipal.

Consagrado por la Ciudadanía, en 1958 llegó a la Legislatura Provincial en representación de la Séptima Sección Electoral, la Cámara de Diputados incorporó en él un legislador brillante, respetado por propios y extraños. Pronto reveló en su seno su amplia versación de los problemas provinciales, caracterizándose como un Diputado estudioso y trabajador en las Comisiones que integró y como un enjundioso expositor en los debates en la Cámara, como lo reflejan los Diarios de Sesiones de la época. Sus exposiciones abordaron los mas diversos temas: económicos, especialmente referidos a la tierra, Salud Pública (mal de los rastrojos, Asistencia pública etc.).

Su condición de médico y en especial de médico-filántropo, radicado en un pueblo rural, le habían proporcionado un gran conocimiento en esas materias, que facilitaba su tarea legislativa. La U.C.R valorando las circunstancias apuntadas lo invistió con el cargo de Delegado por el radicalismo azuleño en la Convención provincial del partido.

Al término de su mandato legislativo (1960) tuvo la noble actitud de aceptar una candidatura a Concejal Municipal, un nuevo espaldarazo de rectitud y probada conciencia democrática. En merito a su trayectoria y valorando su “amor a la cosa pública”, su apego a la materia municipal y el conocimiento de sus problemas puestas de manifiesto en el Congreso Municipal de la UCR del Pueblo  reunido en Mar del Plata(1960),cuya mesa directiva integró, le valió que  el Comité del partido le ofreciera la candidatura a Intendente Municipal, elección a la que no llegó, un mal irremediable truncaría su joven vida y en treinta años  de lucha cívica nunca vio a su partido ser gobierno, siempre lo hizo desde la oposición.

”Con Ferro-decía el Dr. Juan Prat-hemos coincidido siempre en los deberes que la hora nos imponía para servir a la República y debo expresar que lamentamos profundamente no poder culminar la obra en la que estamos empeñados, con su valioso estímulo, con su preciosa colaboración”.

La muerte lo encontraría ejerciendo la Presidencia del Bloque de Concejales de la UCR del Pueblo y la vicepresidencia segunda del Comité de Azul. Presintiendo lo que se avecinaba, el Dr. Ferro tuvo tiempo de participar en un ultimo acto público, la inauguración del Monumento a la Madre de Plaza San Martín, en la Sociedad Española y ante una gran cantidad de convecinos habló sobre el significado de “Ser Madre”,sin esperar el fin del acto se dirigió a su domicilio, junto a su compañera de toda la vida, tres días después, el 18 de octubre de 1961 emprendía el viaje final, ante la congoja de sus familiares, allegados, amigos y pueblo en general.-

Del Diario de Sesiones del 26 de Octubre de 1961, se extraen los conceptos que en su homenaje pronunciara entre otros legisladores el diputado Peluffo, del Partido Conservador Popular:”Nosotros se lo rendimos en esta hora plenamente y sin reservas, como corresponde a la dignidad de su vida cívica, a la serena energía con que sirvió a sus convicciones y a la austeridad patriótica de lo que dio noble y fecundo ejemplo. En su palabra ecuánime y en su firme e integra acción partidaria no hubo interferencias ni agravios personales. A su memoria pueden confundir su homenaje todos los que rinden culto al honor, al desinterés, a la consecuencia y al deber patriótico, virtudes esenciales todas éstas de un ciudadano cabal”.

 

Deseo expresar mi agradecimiento a la Srta. Nora Ferro, por haberme facilitado el material que me permitió hacer esta pequeña y humilde reseña evocatoria de su Padre.

Tres Arroyos, 1 de Octubre de 2009

Américo Lohin

 

 

Creado: 2009-10-02 16:39:34 - Modificado: 2009-10-02 16:42:56

 

Dejar un comentario


 
 

Dirección: San Martín 362 - Tel.: 02281-424368
Atención al público: Jueves de 10 a 12 y de 17 a 20 hs. (Entrada libre)
Correo electrónico: hemerotecadeazul@hotmail.com
Azul, Buenos Aires, Argentina

Diseño: MCF Estudios