Hemeroteca Juan Miguel Oyhanarte

Sección de la Biblioteca Popular "Bartolomé J. Ronco"

Estás en: Blog Hemeroteca » Novedades » La Muerte es solo la Suerte con una letra cambiada...

La Muerte es solo la Suerte con una letra cambiada...

Por Georgina Degano- Eduardo Aguero Mielhuerry

Mateo Banks, el "Místico".

 

Malogrado nombre se le ocurrió ponerle al dueño fundador de la estancia “La Buena Suerte”, seguramente en un intento de honrar la mitología irlandesa, plagada de tréboles, duendes y ollas repletas de monedas de oro. Ubicada en los pagos de Parish, en el Partido de Azul, en ella, según cuentan los testigos de la historia, la suerte no ha existido jamás.
Según sabemos, el dueño más antiguo del que se tiene registro, y casi sin dudas quien bautizó el campo, fue William Leeson. Nacido en Irlanda, intentó unirse a la Marina de su país, alrededor de 1850, pero un problema en su vista se lo impidió. Decidió entonces emigrar hacia Argentina, donde vivió en "La Buena Suerte", aunque un par de años más tarde resolvió volver a Europa para radicarse en Francia.
En el año 1868, “La Buena Suerte” pasó a manos de un caballero escocés llamado William Grierson, quien se ocupaba de la cría de ganado lanar y, según decían quienes lo conocieron, era persona muy activa y de procederes correctos. Una mañana, sin haberse podido saber las causas, Don Grierson salió muy temprano a caballo, recorrió los potreros, dio algunas órdenes a los dos peones que ocupaba, y emprendió el regreso a las casas más o menos a las 9:30 de la mañana. Durante el trayecto, se apeó de su caballo y arrimándose a un palenque, desenfundó su revólver y se lo abocó al corazón disparándose un tiro, cayendo muerto en el acto. La familia, al no existir en aquellos años los medios de locomoción como en el presente, resolvió dar sepultura a Grierson en el mismo campo. Un dato aportado por un testigo ocular de la época, quizá algo morboso, aseguraba que al cuerpo hubo que enterrarlo algo encorvado por haber resultado chica la fosa.
Luego de este incidente, a finales de la década de 1880, compró el campo “La Buena Suerte” un señor irlandés llamado Henry McCracken, casado con Mary Jane Moon, con quien tuvo cinco hijos, entre ellos dos niñas bastante bien parecidas, una de 10 años y otra de unos 13 años en ese entonces. La familia se instaló en el casco de la Estancia, trayendo consigo desde Chascomús a un joven hijo de irlandeses y contratando para el servicio de la casa a un matrimonio, ella para cocinera y mucama y él, para peón.
Aquél joven hijo de irlandeses no era otro que Mateo Banks. Su padre, Mathew Banks (nacido en Dublín, Irlanda, en 1845), había llegado a Argentina en el año 1862, huyendo de la hambruna instalada en su país natal a causa de la peste de la papa. Se unió en matrimonio en Chascomús, en 1867, en la Iglesia Nuestra Señora de la Merced, con Mary Anne Keena, también irlandesa, nativa del condado de Ballymore. Ambos tuvieron siete hijos entre 1868 y 1879: María Ana, Dionisio, Miguel, Mateo, Pedro, Catalina y Brígida.
Cuando Mateo Banks rondaba los 20 años, algo enamoradizo, siempre trataba en los momentos que Don McCracken no lo viera, que la hija mayor de éste fuera al monte donde se perdían juntos durante varias horas. Enterado McCracken de esta situación, su relación con el joven peón comenzó a tensarse, sin embargo, Mateo ya hacía gala de su condición de simulador, logrando convencer a su patrón de que nada sucedía con su hija.
Un buen día el señor McCracken notó la falta de su cartera, la cual contenía la suma de 1200 pesos. Enseguida se supuso, por indicación de Banks, que la cartera fue robada por el matrimonio antes nombrado (la mucama y el peón). El mismo Banks ató con sogas en un árbol al marido, y en otro a la mujer, mientras McCracken se dirigió a Azul a dar cuenta a la policía. Una vez llegadas las autoridades policiales, se desnudó a ambos y hasta se le revisó el cabello a la mujer, pero la cartera no apareció. Como no existían pruebas que los inculpasen, el pobre matrimonio fue puesto en libertad y de inmediato se fueron de allí, abandonando las casas.
Al poco tiempo se dio una fiesta con motivo de una yerra y como faltaba leña para concluir de asar la carne para los invitados, McCracken pidió a Banks que trajera una carretilla con ella. Al acto volvió éste con su carga y de pronto, y ante la estupefacción de los huéspedes, sacó una cartera de su bolsillo diciendo: “Vea señor McCracken, entre la leña encontré la cartera que había perdido”. Abierta ésta se encontraron únicamente 400 pesos de los 1200 perdidos. Todos los presentes no dudaron desde ese momento que el verdadero ladrón no era otro que Banks.
Días después, el 26 de julio de 1898, Henry McCracken apareció colgado de un árbol en la misma estancia, sin saberse los motivos de su suicidio o, como muchos aventuraron, de su crimen. Fue sepultado en el Cementerio Británico de Buenos Aires, según consta en las actas del mismo.
En breve, la familia McCracken decidió retornar a su país natal, haciéndose cargo como arrendatario de “La Buena Suerte” Don Mathew Banks, quien personalmente atendía los quehaceres de la casa y ya había adquirido un campo contiguo, en 1897, bautizado “El Trébol”.
Un día domingo llegaron desde Buenos Aires, invitados por los Banks, varios amigos a pasar unos días de caza. Cerca del mediodía se levantó una cerrazón tan compacta, que resultaba imposible distinguir nada a muy corta distancia, lo que obligó a los visitantes a emprender el regreso hacia las casas. Uno de ellos se perdió en uno de los potreros, mientras los demás se pusieron en el patio de “La Buena Suerte” a practicar tiro al blanco con revólver. Como tardaba en llegar el compañero extraviado, lo mandaron a buscar y, cosa horrible, al volver el mandadero todo asustado gritó: “Allí está “fulano” muerto de un tiro en el corazón!”. Resulta que los hermanos Banks y los visitantes tiraban al blanco a una botella puesta sobre un poste que daba al potrero donde el difunto se dirigía en dirección al casco del establecimiento, recibiendo un balazo en esas circunstancias.
No transcurrió mucho tiempo para que la muerte volviera a acechar la Estancia. Un hermano de Mathew Banks amaneció muerto al costado de un galpón de un tiro de revólver. La situación fue demasiado confusa y los ojos acusadores recayeron nada más y nada menos que sobre Mateo Banks quien, aconsejado por su padre, tuvo que refugiarse en San Luis.
Lamentablemente, no hay ningún dato que indique en que zona de San Luis se radicó Banks, aunque siempre se afirmó, incluso durante el juicio al que fuera sometido años después, que allí amasó el comienzo de su fortuna bajo términos poco transparentes.
En aquella provincia, en la que permaneció varios años, Mateo Banks se convirtió en el administrador de una Estancia. Trabajó allí hasta que, una mañana, todos los habitantes de aquella propiedad amanecieron muertos a tiros. El único sobreviviente fue Banks, quien juró y perjuró que una banda de asaltantes fue la autora de la masacre. No existe registro conocido que indique el número de víctimas ni el lugar de los sucesos. Sólo se sabe que Mateo Banks volvió a Azul en 1912 -guardando quizá un terrible secreto-, ya casado con Máxima Gainza, una olavarriense de buena familia y poseedora de una acaudalada cuenta bancaria.
Aquí en Azul, en 1908 había fallecido Mary Anne Keena, y el 30 de diciembre de 1909 lo hizo Mathew Banks -cuyas tumbas aún se encuentran en nuestro Cementerio-, quedando así ambos campos (“La Buena Suerte” y “El Trébol”) al cuidado de sus hijos, en medio de conflictivas relaciones familiares. También habían muerto, en 1911, los hermanos Pedro y Brígida, ésta última, curiosa y repentinamente, dieciocho días después de haber contraído matrimonio en Irlanda. Por su parte, Miguel había contraído matrimonio con otra descendiente irlandesa, Julia Dillon, aunque no tuvieron hijos, y Dionisio desposó en 1907 a una prima segunda de la familia, Sara Kearney Keena, con quien fue padre de tres niñas: Cecilia, Sarita y Anita.
La Sociedad de los hermanos Banks era próspera a pesar de sus riñas internas, sin embargo, para sumar conflictos, Mateo regresó. Como heredero natural pasó a formar parte de los negocios familiares, pero en breve se desprendió de su fracción para conseguir el preciado dinero en efectivo que le permitiera llevar adelante su deslumbrante aunque ficticia vida socioeconómica.
Correcto en sus modales, portando una figura paterna amable y devoto católico, Mateo no era más que un simulador aunque de muchas agallas. Sus vecinos comenzaron a tomarle miedo, pues se contaba que, faltando hacienda tanto vacuna como lanar, nadie se animaban a hacer la correspondiente acusación a la policía contra Banks, por temor de que se vengara. Pero, por otro lado juntaba la simpatía de muchos otros con quienes los lujos, el juego y los despilfarros eran moneda corriente.
Sin embargo, la Diosa Fortuna le jugó en contra y perdió todo, hasta su alma. Cercado por el temor a ser descubierto como responsable de la falsificación de documentos y de fraude contra las propiedades de sus hermanos, y terminar detenido, decidió apostar a todo o nada. Intentó de manera artera envenenar a toda su familia contaminando con estricnina la comida, pero al fallar en la dosis, pensó en jugar su última carta, confiado en que no se descubriría su delito (tal como suponemos que sucedió en San Luis).
 El 18 de abril de 1922, con su frialdad y ambición desmedida en una mano y con su rifle Winchester en la otra, Mateo Banks llevó a cabo la masacre que lo posicionó como el primer asesino múltiple de la historia Argentina y que convirtió a su retrato en tapa obligada de los principales diarios nacionales durante varios meses, quedando garantizada su estadía en la Cárcel del Fin del Mundo, en Ushuaia.
Ocho personas fueron sus víctimas. Dionisio, Miguel, Julia, María Ana, Sarita y Cecilia fueron los familiares asesinados, a los que sumó a Juan Gaitán  y Claudio Loiza, dos peones a los que trató de culpar de los crímenes. Los escenarios fueron “El Trébol” y “La Buena Suerte” y sólo dos criaturas sobrevivieron, María Ercilia Gaitán, de 6 años (quien, según la coartada de Mateo Banks, era ilógico que fuese víctima de su propio padre) y Anita Banks, de 5 años, quien irremediablemente debía heredar a su padre Dionisio (ya que su madre Sara Kearney Keena de Banks estaba internada por insania en el Hospital Psiquiátrico “Alejandro Korn” de Melchor Romero de Buenos Aires y no podía ser “eliminada”), pudiendo, con suerte, convertirse Mateo en su tutor. El asesino las encerró en su habitación dejándoles, piadosamente, un poco de galleta y agua, para que “no murieran de hambre” (como dijera Mateo en el juicio).
Un alto en el relato merece el destino de Anita, quien fuera adoptada por un matrimonio sin hijos de Azul, mudándose la familia a Bahía Blanca a causa del acoso periodístico y popular. Años más tarde ella contrajo matrimonio y tuvo dos hijos (de quienes preservamos sus datos), falleciendo hace una década aproximadamente. Por otra parte, su tía Catalina Banks de Moser, única sobreviviente de los hermanos Banks (ya que se encontraba residiendo en Buenos Aires), regresó a nuestra ciudad para iniciar los trámites sucesorios.
 “Mateocho” fue el triste mote con el que se lo nombró a Mateo Banks en Azul desde entonces, mientras que en la Cárcel del Fin del Mundo lo apodaron “El Místico”, ya que rezaba y leía la Biblia permanentemente en voz alta dentro de su calabozo.
En 1942 fue trasladado a la Penitenciaria Nacional –debido a su avanzada edad-, y finalmente en 1949 recuperó la libertad gracias a su “excelente comportamiento”, ya que en toda su vida carcelaria sólo fue víctima de una simple amonestación. Durante su reclusión, el mismísimo Director del Penal le prestaba su oficina para que pudiera dar entrevistas cómodamente a distintos periodistas.
Algunos aseguran que intentó volver a Azul, aunque la gente lo reconoció y, debido al odio popular que se había ganado, debió huir. Su siguiente destino fue Olavarría donde buscó a su esposa e hijos, pero no los halló. Ella había solicitado la nulidad del matrimonio y el cambio de apellido de sus hijos, ni bien supo de las atrocidades cometidas por su marido.
Aunque se dice que convivió con su hijo mayor Mateo Francisco, la única certeza es su final. En 1949, bajo el seudónimo de Eduardo Morgan, Mateo Banks, alquiló una habitación en una pensión “de medio pelo” en la calle Ramón Falcón al 2178 en el barrio de Flores. La misma noche que ocupó el lugar cerró la puerta del baño con llave y, al entrar a la bañera, pisó el jabón y resbaló, muriendo desnucado a los 77 años.
Hoy, 88 años después de aquella aterradora noche, seis cruces oxidadas en el Camposanto local marcan las sepulturas de la familia Banks (sólo dos tienen sus correspondientes nombres), la tumba de Gaitán es difícil de encontrar y la de Loiza desapareció en el antiguo Cementerio de los Pobres. Mateo Banks fue sepultado en Buenos Aires, desconociéndose el lugar preciso, aunque es improbable que a alguien le interese depositar flores en su tumba. “El Trébol” es una tapera y lo que queda de “La Buena Suerte” es tan sólo el nostálgico despojo de los buenos augurios con los que seguramente se la debió haber bautizado… Quizá el destino sea el que dice una popular canción: “La Muerte es sólo la Suerte con una letra cambiada”.

 

 

Creado: 2010-04-27 11:53:25 - Modificado: 2010-06-09 12:37:11

Comentarios

Jorge V. Duizeide - (fantasmapampa@hotmail.com) dijo:

Me ha parecido un artículo excepcional y coinci- dente con lo que pienso: duendes, baúles cargados de oro, maldiciones celta y los dones de una suer- te invertida por la maldición de algún brujo de las viejas piedras irlandesas...Mateo Banks fué sin duda instrumento involuntario de un diabolis- mo engendrado en un nicho étnico casi insondable y que le ha dado a la historia muchos criminales muy difíciles de conceptuar a nivel antropológico, criminológico, psicológico o médico. Jorge V. Duizeide La Plata, 7 de julio de 2010

2010-07-07 11:36:39

Luis Medina dijo:

Es con pena que anuncio la muerte del conocido poeta Jorge V. Duizeide quien a la edad de 68 años falleció en la ciudad de La Plata a principios del mes de febrero víctima de una enfermedad coronaria que sobrellevó con grandeza de espíritu, muriendo en paz. Sin velorio ni ceremonia alguna fué cremado y sus cenizas se arrojaron al mar en Necochea y en el campo de la misma zona.El poeta tenía ideas muy especiales respecto de la criminología y era un estudioso del caso de Mateo Banks no habiendo podido terminar una obra muy interesante sobre el célebre personaje.

2011-03-11 15:00:20

Enrique Osman dijo:

FALLECIMIENTO DE JORGE V. DUIZEIDE POETA CRIOLLO. EN LA PLATA FALLECIÓ EL CONOCIDO POETA DE LA PLATA SUMIENDO EN TRISTEZA A MUCHOS AMIGOS DE LA BOHEMIA PORTEÑA. ERA UN ESTUDIOSO DEL CASO BANKS Y ESTABA ESCRIBIENDO UN LIBRO QUE NO ALCANZÓ A TERMINAR.

2011-03-12 11:58:23

La Hemeroteca - (hemerotecadeazul@hotmail.com) dijo:

En homenaje al amigo poeta, deberían hacer todo el esfuerzo para editar el trabajo sobre Mateo Banks.Adelante!

2011-03-13 19:17:46

claudia brizuela - (clau_brizuela@hotmail.com) dijo:

esta mañana conversando con alguien de esos pagos y como me gustan las historias ;me entere de esta.La busque y con sorpresa la hemos leido.No creo en demonios si creo que la ambicion no mide froneras deberian hacer una pelicula.Atte.claudia

2011-12-11 12:02:40

gustavo fermin - (mardorado10@hotmail.com) dijo:

Que noticia,ayer me acordaba de el mirando el mar,en lugares , que hemos estado , la zona de la villa del deportista,donde hace 20 años ,nos persiguieron ,quien dirigia rengeando la ciudad ,el gran guru, como lo llamaban en la epoca dolorosa del pais,muchos que toman desiciones,me dijo tantas cosas que despues pasaron,que puedo puedo dar fe.Al menos ,voy a trabajar para alguien , que le tenia un gran afecto, hay que cuidar la antartida,dicho por el hace 20 años,ahora es noticia.

2012-06-30 17:45:42

Alejandra Garrido - (alejandragarridomoncada@gmail.com) dijo:

oi en la noche soñe que staba juegando con un compañero de katequesis menor que yo y se llama jesus y tambien staban con el sus tres hermanos pero en la vida real el solo tiene un hermano peque bueno entonces estabamos jugando yn alguien le tira el pelo aun hermano del jesus y era un fastasma nos asustamos y nos fuimos corriendo llegamos a una carretera y alguien arriva de una camioneta me dice:¨LA SUERTE ES LA MUERTE¨

2012-09-19 14:03:13

karina - (laatardecida1@hotmail.com) dijo:

me interesa esta historia , me gustaria saber si se edito el libro sobre banks de DUIZEIDE GRACIAS|

2015-10-08 23:15:03

 

Dejar un comentario


 
 

Dirección: San Martín 362 - Tel.: 02281-424368
Atención al público: Jueves de 10 a 12 y de 17 a 20 hs. (Entrada libre)
Correo electrónico: hemerotecadeazul@hotmail.com
Azul, Buenos Aires, Argentina

Diseño: MCF Estudios